ajedrez, diciembre 26, 2013

¡INCREÍBLE, SEÑORES! ISABEL II «PERDONA» A TURING

Ver para creer.
El 24 de diciembre, fecha de fraternidad universal, la reina Isabel II de Inglaterra ha tenido el gesto magnánimo de «perdonar», a título póstumo, a Alan Turing, una de las mentes más brillantes del siglo XX.
Turing (1912-1954), matemático, lógico y científico, fue «precursor de la informática moderna y padre de la ciencia cognitiva» (Wikipedia). Durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó en el desciframiento de códigos alemanes en el famoso Bentchley Park, como director del departamento ‘Naval Enigma’. Poco después, diseñó y construyó una de las primeras máquinas cibernéticas en la Universidad de Manchester. 
En 1952 fue condenado por prácticas homosexuales y obligado a elegir entre una reclusión (creo que a perpetuidad) y la castración química. Eligió esto último.
Murió dos años después, envenenado por cianuro, en circunstancias no del todo claras. Si fue suicidio, es fácil imaginar que debió serlo por desesperación.
Parece que Oscar Wilde y Alan Turing debieron ser los únicos homosexuales del Reino Unido, lo que hace pensar que la culpa es directamente proporcional al talento.
Ahora, en un alarde de cinismo cósmico, Su Majestad «perdona» a este gran hombre, sin preocuparse, al parecer, por quién podrá perdonarla a ella y a su gobierno, por haber perpetrado tan monstruosa atrocidad.
+.

4 comentarios

  1. Anonymous 17:04, enero 05, 2014

    ¡Como han cambiado los tiempos!. Hace 60 años, un tiempo poco significativo desde el punto de vista de la historia universal, hemos pasado de querer «curar» la homosexualidad, con métodos incluso extremos, al matrimonio homosexual. Hasta la actual reina Isabel, ya estaba en el trono británico en 1952, o próxima a estarlo, cuando ocurrieron esos hechos. Creo, de todos modos, aunque tal vez me equivoque, que la reina Isabel era entonces demasiado jóven e influenciable. Acababa de llegar al trono, y bien pudiese ser el caso que ni oyese hablar de Turing. En mi opinión, si los primeros ministros, Clement Attle, y su sucesor, Winston Churchill, que no eran precisamente personas malvadas, no pudieron impedir la condena. Dificilmente podía hacerlo Isabel.

    Antonio Miguel.

  2. Anonymous 22:20, diciembre 28, 2013

    Inaudito. El verdugo perdona a la víctima. Kafka no lo habría hecho mejor.
    Además de brillar en todos los campos mencionados, Turing también jugaba al ajedrez. En su biografía escrita por David Leavitt se dice que jugaba con el economista Arthur Pigou, que recordaría que «no era un jugador especialmente bueno sobre el tablero, pero tenía buenos poderes de visualización, y en los paseos que daban juntos, él y un amigo de Oxford solían disputar partidas con sólo nombrar las jugadas».
    En 1948 en colaboración con David Champemowne escribe el primer algoritmo de un programa de ajedrez de la historia. Como en esa época no había ordenadores lo suficientemente potentes para ejecutar el programa tuvo que conformarse con probarlo calculando él personalmente, con papel y lápiz, el resultado del algoritmo jugada a jugada. Se conserva una partida jugada en 1952 contra su colega Alick Glennie. El encuentro duró varias semanas ya que cada movimiento le llevaba una media hora de cálculos. La partida se puede ver en el siguiente enlace

    .http://www.chessgames.com/perl/chessgame?gid=1356927

    Dentro de los actos celebrados en la Universidad de Manchester con motivo del centenario de su nacimiento, se invitó a Kasparov a jugar una partida contra el programa de Turing (bautizado como Turochamp) corriendo en un ordenador actual. La partida se celebró el 25 de junio de 2012. Naturalmente ganó Kasparov pero lo importante es el homenaje a su memoria.

    Ya que se menciona desciframiento del código Enigma en Bletchey Park hay que recordar que en el equipo de trabajo colaboraron destacados ajedrecistas como el IM Conel Hugh Alexander (quien tuvo un importante papel), el IM Stuart Milner- Barry, el GM Harry Golombeck y el GM Xavielly Tartakower.
    (zappero)

  3. Anonymous 22:58, diciembre 26, 2013

    Creo haber leído que la condena era a 61 años. Si esto fuese cierto y estuviera vivo – 101 años al menos – este perdón coincidiría con su salida de prisión tras el cumplimiento íntegro de la pena.

  4. Carolus Brigantinus Barbatus 14:43, diciembre 26, 2013

    ¡Exactamente es lo que pensé yo! ¿Cómo pueden ser tan caraduras de perdonar a quién acusaron y condenaron con manifiesta injusticia? Es como si el asesino… perdonase a su víctima.