ajedrez, julio 24, 2013

EL REINADO DE KASPAROV (1)

991. EL REINADO DE KASPAROV (1)

Una vez ratificado su título mundial en 1990, Kasparov ejerció un dominio absoluto sobre el ajedrez mundial en la última década del siglo XX, quizá no tan acusado como en la segunda parte de la década anterior, pero sí indiscutible.
Para empezar, había superado el récord establecido por Fischer mucho tiempo atrás, saltando la barrera mítica de los 2800 Elo. No obstante, a principios de los noventa surgió una brillante generación de jóvenes jugadores, como Vassili Ivanchuk, Valeri Salov, Boris Gelfand, Viswanathan Anand, Nigel Short, Alexei Shirov y Gata Kamsky y, desde 1993, Vladimir Kramnik, que comenzaban a cobrar un justificado protagonismo, amenazando a su superioridad.
En 1991 el campeón sólo pudo ganar uno de los cuatro supertorneos en que participó, Tilburg. En Linares (donde ganó Ivanchuk) finalizó segundo, lo mismo que en Amsterdam (detrás de Salov y Short) y en Reggio Emilia (Anand fue el vencedor). Pero en 1992 sus resultados de nuevo mejoraron. Ganó los supertorneos de Linares y Dortmund, ganó en París el trofeo Immopar de rápidas y tuvo muy buenas actuaciones en la Olimpiada de Manila (8,5 de 10) y el Campeonato de Europa de países (6 de 8).
Parecía, con todo, que después de él Karpov seguía siendo el más fuerte y que volvería a enfrentarse con el rey del ajedrez. Pero no fue así: el excampeón fue eliminado en semifinales de Candidatos por Short, quien, en la final, venció también a Timman (7,5-5,5), logrando así el derecho a enfrentarse con Kasparov.
Nigel Short, sólo dos años más joven que Kasparov, era ambicioso y no quería desaprovechar la oportunidad de hacerse millonario, de modo que ambos, campeón y aspirante, crearon una nueva organización, la Professional Chess Association (Asociación Profesional de Ajedrez), invitando a someter sus propuestas a las ciudades interesadas en organizar el match. Se apuraron las opciones de patrocinio, y finalmente el periódico londinense The Times firmó un contrato de 1,7 millones de libras esterlinas (2,63 millones de dólares), cuyo 90% estaba destinado al fondo de premios, en la proporción 5:3.
Se había producido, entretanto, la ruptura con la FIDE, que borró a ambos contendientes del ranking internacional y convocó su propia final, a celebrarse en Arnhem (Holanda) y Yakarta (Indonesia), entre Anatoli Karpov y Jan Timman.
Jugador incisivo, táctico eminente, aunque Short había eliminado a rivales de postín, no por eso dejaba de ser favorito el campeón, quien confirmó los pronósticos con una merecida victoria, por 12,5-7,5 (6-1 y 13 tablas). Cierto que Short le creó problemas con blancas, con brillantes sacrificios en la Siciliana, y seguramente debía haberse anotado alguna victoria más, pero la experiencia de Kasparov desempeñó un papel importante y, en general, el resultado fue considerado justo. Por las mismas fechas (1993), Anatoli Karpov volvió a conquistar el título mundial de la FIDE, ganando sin mayores problemas a Timman, por 12,5-8,5.
Kasparov no pudo ganar Linares 1994, donde Karpov tuvo una de las mejores actuaciones de su carrera (¡cifrada en 2987 Elo!), superando a Kasparov en 2,5 puntos. Pero sí triunfó en el Memorial Euwe de Amsterdam. En ese año, el campeón contrató como entrenador fijo a Yuri Dojoian, un fuerte gran maestro, que renunció a sus ambiciones para convertirse en el más activo de sus ayudantes. Ganó luego los torneos de Nóvgorod y Horgen. En la Olimpiada de Moscú defendió bien el primer tablero ruso (+4 =5 -1), aunque perdió ante Topalov.
En 1995 Kasparov debía afrontar otro match por el título. Pero antes participó en el Memorial Tal de Riga, que ganó brillantemente. Fue segundo en Ámsterdam, pero inmediatamente después volvió a ganar en Nóvgorod.
El Grand Prix PCA/Intel
Una buena parte de los fondos que Intel Corporation aportó como patrocinador, fueron destinados por la PCA a la creación de un circuito de rápidas, del que se celebraron cuatro torneos en 1994, en importantes capitales de todo el mundo (Moscú, Londres, Nueva York y París), según la idea de Kasparov de dar la máxima difusión al ajedrez en los medios de comunicación masivos.
Al campeón no siempre le resultaron fáciles esos torneos. En los dos primeros fue eliminado por Kramnik, luego por el programa Genius en el tercero y, finalmente, logró vencer en el de París.
En 1995 se reanudó esta serie de torneos, celebrándose otros tres. En Moscú, Kasparov fue eliminado en semifinales por Anand, pero logró ganar los de Nueva York y París, venciendo en la final a Ivanchuk y Kramnik, respectivamente.
(continuará)
De HISTORIA DEL AJEDREZ, por A. Gude.
+    

.

¿Quieres comentar algo?