ajedrez, diciembre 14, 2016

Historia del ajedrez (11): Nomenclatura de las piezas

Nomenclatura de las piezas

Los nombres de las piezas, tal y como aparecen en el Chatrang-namak y en el Shahnama son: shah (rey), farzin (sabio, consejero), pil (elefante), asp (caballo), rukh (carro) y piyadah (soldado de infantería).

La palabra shah, del persa medio o moderno, procede de la vieja forma jshayathiya, que se halla en las inscripciones cuneiformes de las rocas, en las colinas de Behistun. Siempre ha sido el título del monarca persa. Cuando el shah es atacado por otra pieza, se llama la atención sobre ese hecho, diciendo «shah», que obliga al jugador cuyo rey está atacado a remediar el problema. Según Murray, «el uso pasó al árabe y luego fue adoptado por el ajedrez europeo, aunque con el cambio de nombre dejó de tener un significado evidente. En el latín medieval, por ejemplo, scac en este sentido se consideraba una simple interjección. Cuando el shah quedaba en jaque, sin recurso, se decía mat o shah mat. Mat es un adjetivo persa que significa desesperado, derrotado, y es una contracción del adjetivo mand, manad, manid, que se deriva del verbo mandan, manidan, permanecer.»

Farzin, que luego encontramos en árabe como firzan, firz y firza, está relacionado con el adjetivo farzana (sabio, instruido) y significa, literalmente, hombre sabio, consejero. No guarda relación con wazir (visir) y un hombre sabio no es necesariamente un visir. Que la pieza fuese asociada más tarde con la figura del visir de los reyes persas y califas abásidas se debió a la posición que ocupa en el tablero, al lado del rey.

Pil, más tarde arabizada como fil, significa elefante. No es, sin embargo, una genuina palabra persa, ni tampoco sánscrita. Por otro lado, el elefante no era un animal «nativo» de Persia. Gildemeister sugiere que los persas pueden haberla importado de alguna tribu de un territorio fronterizo entre la India y Persia.

Asp es la palabra persa común para caballo.

Rukh es el término que ofrece mayores dificultades interpretativas. En los diccionarios europeos se ha definido como «elefante que lleva en su lomo una torreta» o «camello», pero las autoridades persas no defienden estos significados. En algunas historias del Shahnama se ha empleado rukh para designar a un héroe, pero lo cierto es que la palabra habitual para héroe es mubariz, y no está claro que Firdawsi haya utilizado rukh, sino que deben haber sido incorporaciones posteriores de algunos copistas.

En cualquier caso, no parece haber dudas de que rukh, en el contexto ajedrecístico, significaba carro. Hay que decir, sin embargo, que rukh nunca ha sido la palabra persa habitual para carro, pero varios glosarios confirman que, tanto en persa como en árabe, la palabra tenía ese significado.

En cuanto al paso del término al árabe, hay dos glosarios latín-árabe que lo confirman. En el Leyden Glossarium (fechado en el s. XII por los paleógrafos) se encuentra currus = rukh; quadriga = rukh dhu arba’a afak (torre de cuatro ruedas) y auriga = rukh, tummasani ar-rukh (torre, luego conductor del carro), y en el Vocabulista (Florencia, 1871) aparece rukh = currus.

Otra evidencia acerca del significado de esta pieza la tenemos en la Biblioteca Nacional de París, en las piezas conocidas como de Carlomagno, en las que la torre está tallada como un carro de dos ruedas con un conductor.

Por último, piyadah o payadah, arabizado como baidaq, es un derivado del persa pai (pie) y significa soldado a pie.

¿Quieres comentar algo?