ajedrez, enero 10, 2017

Historia del ajedrez (33): El códice de Alfonso X El Sabio

El códice de Alfonso X El Sabio

El Libro de los juegos de ajedrez, dados y tablas es un importante manuscrito se encuentra en la Biblioteca de El Escorial (Madrid), tras haber sido trasladado de la Capilla Real de Granada. Está formado por 97 hojas de pergamino de 400 x 280 mm., foliadas con números arábigos. El texto se halla dispuesto a dos columnas y la escritura es un ejemplo de letra gótica. Las capitales son rojas y azules, con adornos de color contrario al trazo principal. La encuadernación es moderna, del siglo XIX, en piel de becerro, con ornamentación y, en el centro, una gran parrilla alusiva a San Lorenzo (1).

El códice se abre con esta titulación:

LIBRO DEL AJEDREZ

mandó hacer

ALFONSO, Rey de Castilla, de Toledo,

de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba,

de Murcia, de Jaén y del Algarve.

Sevilla, 1283

Respecto a la intervención del Rey en la escritura del libro, en la que participó de forma más o menos directa, son reveladoras sus propias palabras en la General Estoria:

Así como dixiemos nos muchas veces: el rey face un libro, non por quel lo escriba con sus manos, mas porque compone las razones del, o las enmienda et yegua e endereeza, e muestra la manera de como se deben fazer, e desi escribe las que el rey manda…

El MS comienza con las razones de la composición y una lista de las partidas a ser descritas (a que los que se refiere como juegos departidos, es decir, comentados). Entre los juegos toma preponderancia el ajedrez, al que se considera el más honorable de todos. A continuación, hay una larga descripción del noble juego, que no sigue las reglas de los problemas musulmanes y, por tanto, cabe considerar que refleja las reglas del juego tal y como éste se practicaba en la Península Ibérica en la segunda mitad del siglo XIII.

Sigue un extracto de la descripción:

E por que el Acedrex es mas assessegado luego e onrrando que los dados nin las Tablas; fabla en este libro primeramiento del & muestra como ha de seer el tablero fecho & quantas cosas ha en el, & quales son los iuegos & quantos, & como a nombre cada uno dellos & en quales casas an de seer, & como los meuen iogando con ellos & tomando los unos con los otros & quales meiorias en los unos trebeios sobre los otros. E como han  a seer apercebudos los jugadores de saber iogar en guisa que uenzcan: & e non sean uençudos. & de como  dan xaque al rey, que es el mayor trebeio de todos los otros: que es una manera de affrontar al sennor con derecho & de como dan mate que es una manera de gran desonrra: assi como sil uenciessen ol matassen. E otros iuegos a y de muchas maneras. Pero todos fueron fechos a semeiança de las cosas que acaecieron segund los tiempos que fueron, o son, o podrien seer, mostrando de como los Reyes en el tiempo delas guerras en que se fazen las huestes, han de guerrear a sus enemigos punnando delos uençer, prendiendolos & matandolos o echandolos de la tierra. E otrossi como en el tiempo delas pazes han de mostrar sus thesoros & sus riquezas & las cosas que tienen nobles & estrannas. & segunt aquesto fizieron iuegos, los unos de .xii casas, los otros de x, los otros de ocho, los otros de vi. & los otros de quatro. & assi fueron descendiendo fasta en una casa: que partieron en ocho partes. E todo esto fizieron por grandes semeianças segunt los saberes antiguos: que usauan los sabios.  Pero entre todos los otros iuegos escogieron por meior & mas comunal el delas .viii casas: por que non es tan uagarosa, como el de las diez, o dent arriba, ni otros si tan appressurado: como el delas seys, o dent ayuso. E por endel usan comunalmientre los omnes en todas las tierras: mas que los otros iuegos. E la figura del tablero es que a de ser quadrado, & ha de auer ocho carreras: & en cada carrera ocho casas que son por todas sessaenta & quatro casas. E la meytad de las casas an de seer duna color & la meytad de otra: & otrossi los trebeios.

Capitulo dell andamiento de los trebeios del acedrex

El andar delos iuegos fue puesto otrossi por esta razon que nos diremos: ca assi como el Rey non se deue arrebatar en las batallas mas yr muy a passo & ganando siempre eldos enemigos & punnando como los venzea, assi el Rey delos trebeios: no a de andar mas de a una casa en so derecho, o en sosquino, como qui cata a todas partes en derredor dessi metiendo mientes en lo que ha de fazer.

Ell alferza anda a una casa en sosquino; & esto es por aguardar al Rey & non se partir del, & por encobrirle delos xaques & delos mates quando gelos dieren & pora yr adelante ayu dandol a uencer quando fuere el iuego bien parado. Pero bien puede la primera uez saltar a tercera casa o en derecho o en sosquino & aunque este otro trebeio en medio. & esto es a manera de buen cabdiello, que se adelante en los grandes fechos & en las batallas & acorre a todas partes alli o lo an mester. E en este andamiento ayuntasse con los sus peones & bueluesse con ellos assi como si los esforçasse que non se partiessen & estudiessen en uno pora fazer lo meior & en esto aguarda assi, & a ellos teniendo  los unos antessi: & parandosse ante los otros. E por ende quando ell alferza esta assi trauada con los peones: llamanle Alfferzada.

Los alffiles saltan a tres casas en pospunta a semeiança delos eleffantes que trayen entonce los Reyes, que no osaua ninguno parasseles delante & fazien les los que en ellos estauan yr en sosquino a ferir en las azes de sus enemigos de guisa que non se les pudiessen guardar.

Los Cauallos saltan a tres casas contando las dos en derecho dessi: & tomando la tercera en sosquino a qual parte quiere. E esto es a semeiança delos buenos cabdiellos, que acabadiellan las azes voluiendo los cauallos a diestro e a siniestro pora aguardar los suyos, & vençer los enemigos.

Los Roques iuegan en derecho quanto pueden yr antessi o a caga o a diestro o a siniestro & e esto a semeiança de las azes de los caualleros que uan todauia quanto pueden en derecho o contra qual parte entienden que sera meior, por mas que ayna puedan uencer a aquellos con que lidian.

Los Peones non uan mas de una casa en su derecho assi como la peonada de la hueste; non pueden andar si no poco por que uan de pie, & lievan a cuestas sus armas & las otras cosas que an mester. Pero bien a y algunos que usan a iogar delos peones a tercera casa la primera uez. & esto es fasta que tomen ca depues no lo pueden fazer. E esto es a semeiança que quando el pueblo menudo roban algunas cosas: que las lieuan a cuestas. (…)

La descripción es muy precisa, bastante más que cualquier otra de las que conocemos, antes del s. XVI.

En cuanto a la notación, en el manuscrito y con sus coloridos caracteres árabes, es descriptiva, algo heredado de los jugadores musulmanes. Así, la casilla que hoy conocemos como e4 se designa como «la quarta casa del Rey blanco», y e5 como «la quarta casa del Rey prieto».

Entre las muchas versiones legendarias sobre el origen del ajedrez, el Rey sabio toma por verdadera la de un antiguo rey de la India, que preguntó a sus sabios el porqué de las cosas. Uno de ellos defendía la primacía de la razón sobre la suerte, diciendo que más valía «seso que uentura»; otro, por el contrario, prefería la «uentura» sobre el «seso», y un tercero opinaba que lo mejor era saber usar con «cordura» de la «uentura». El rey les concedió un plazo para que le dieran una prueba convincente de sus respectivas teorías sobre la inteligencia y el azar. Al cabo de dicho plazo, le presentaron tres libros: el primero, el de «acedrez con sus iuegos, mostrando que el que mayor seso ouiese podríe uencer al otro»; el segundo, el de los dados, señalando que «no ualie nada el seso si no la uentura»; el tercero, «el tablero con sus tablas… e con sus dados», que explica cómo, jugando con «cordura» se puede evitar «el danno quel puede uenir por la auentura de los dados.»

Por las hermosas miniaturas del códice desfila todo tipo de personajes de la época: reyes, nobles, escribanos, jóvenes… También puede verse la confraternización de cristianos, árabes y judíos, a quienes reiteradamente se muestra jugando al ajedrez. O eso, al menos, parece reflejar la voluntad del rey de una convivencia en armonía, con independencia de razas y religiones.

alfonso-x-101-2

(1) El nombre completo de la población es San Lorenzo de El Escorial y, como se recordará, San Lorenzo fue quemado en la parrilla.

¿Quieres comentar algo?