ajedrez, noviembre 11, 2011

SUSPENSE HISTÓRICO: MENCHIK vs JUDIT (1)

Mi amigo Joan Fontanillas, alias Catulo, suscita un interesante debate comparando las figuras de Vera Menchik y Judit Polgár (véase su comentario en la entrada Judit, Kosteniuk y la realeza).
Ya he dicho que resulta un tanto absurdo comparar fuerzas de juego en distintas épocas, pero es perfectamente posible hacer una evaluación de sus resultados deportivos, sin entrar en la fuerza específica de juego. Vamos a intentarlo.
Vera Menchik (1906-1944) fue campeona del mundo desde 1927 hasta su muerte.
La gran superioridad que exhibió en su tiempo sobre las demás jugadoras hizo que acabase jugando en torneos masculinos, lo que, hasta ese momento, no había hecho ninguna mujer.
En 1934 ganó a su rival más cualificada, Sonja Graf, en un match amistoso (3,5-0,5), y volvió a ganarle en 1937, por 9-2 y 5 tablas.
Sus mejores resultados los obtuvo en los Mundiales femeninos, que entonces se organizaban por sistema liga, paralelamente a las Olimpiadas. Entre Londres 1927 y Buenos Aires 1939 ganó con autoridad todos aquellos torneos, con el portentoso resultado global de 78 partidas ganadas, 4 tablas y 1 sola derrota.
Pero esa superioridad no le permitió jugar en términos de igualdad con los mejores del sexo opuesto, a pesar de despertar opiniones muy favorables de los grandes hacia ella.
Cierto que tenía en su haber victorias sobre jugadores de primera fila, como Yates, Colle, Thomas, Euwe, Sultan Khan, Opecensky, Herman Steiner o Reshevsky, pero parece que por cada una de esas victorias sufría cuatro o cinco derrotas. Veamos, por ejemplo, su resultado puntual contra los mejores:
vs Alekhine: 0-8
vs Capablanca: 0-9
vs Tartakower: 0-3 y 2 tablas
vs Sultan Khan: 1-5
vs Colle: 1-4 y 1 tablas
Cuando participó en torneos internacionales masculinos, salvo el de Maribor 1934 (3ª, después de Pirc y Lajos Steiner) finalizó, generalmente en los últimos puestos.
Fue invitada al gran torneo internacional de Moscú 1935 (después de todo, era su ciudad natal), y aun admitiendo que no es un torneo muy representativo, puesto que era fortísimo, con 20 participantes, fue farolillo rojo, con 1,5 puntos, a 4 del penúltimo clasificado. Es impensable que, en un torneo con 20 jugadores, aunque fuesen los 20 mejores del mundo, Judit finalizase en última posición, y mucho menos con una puntuación tan irrisoria.
Su canto del cisne lo dio en el match de 1942 con Mieses, a quien venció claramente: 6,5-3,5 (4-1 y 5 tablas). Jacques Mieses había sido un jugador muy fuerte, pero entonces era un venerable maestro ¡de 77 años!, mientras su rival sólo tenía 36.
Nuestra heroína moriría dos años después, a consecuencia de un bombardeo de la aviación alemana sobre Londres.
Vera Menchik fue, sin duda, la primera jugadora de nivel internacional, pero eso difícilmente la sitúa al nivel de Judit Polgár, de quien hablaremos a continuación.
No hay que decir que, desde ya, estáis invitados a plantear vuestras opiniones.
+

10 comentarios

  1. Antonio Gude 14:37, noviembre 12, 2011

    Catulo. Sí, Judit siempre fue una chica (una mujer ahora) realmente encantadora: inteligente, sensible y nada frívola. En una época le preguntaban a menudo qué opinaba de los ajedrecistas y de los muchos tejos que le tiraban. Ella dijo: «Hace tiempo que deben haber comprendido lo que pienso de ellos». Lo que da qué pensar. En cualquier caso, supongo que trata de ocnciliar su vida familiar y personal con su carrera y, como todos sabemos, a ese nivel no es nada fácil.
    Me hace gracia lo de la sala ‘Luz de Gas’, un clásico del cine que pasó a convertirse en toda una figura melodramática: «alguien (próximo a ti) te hace ‘luz de gas’.» Me encanta el rollo ese. Pero Douglas Sirk ya no está entre nosotros.

  2. Catulo 22:16, noviembre 11, 2011

    De acuerdo, no consideraremos un demérito su formación específica. Pero sí que hay que entender que todo contribuyó a su rápida explosión que entre otras cosas hizo que llegara a GM tan joven. Crecer con GM’s jugando en tu casa supone una buena oportunidad. Ella la aprovechó estupendamente.
    Si tenemos en cuenta su repercusión mediática o su lugar en el ajedrez de élite yo creo que están a la par en su papel de «mujer que juega tan bien como los mejores hombres». Si tenemos en cuenta la fuerza bruta, gana Judit y si miramos los galardones gana Vera.
    Que conste que Judit me cae muy bien, cuando vino a Barcelona fui a verla en la sala Luz de Gas, fue muy educada, muy profesional en las simultáneas que dio y hasta me firmó un libro (!).

  3. Anonymous 15:59, noviembre 11, 2011

    Es usted brillante escribiendo. Un admirador y amante del ajedrez.

  4. Antonio Gude 15:08, noviembre 11, 2011

    Ni estás en minoría, ni defiendes posturas indefendibles, Catulo. Aquí somos todos amigos que debatimos puntos de vista sobre un tema que nos apasiona: el ajedrez, o la historia del ajedrez. Vera Menchik, con 17 años de campeona del mundo, es una jugadora mítica y, por tanto, no necesita que nadie la descubra. Tú la pones en contraste con Judit Polgár y eso es interesante. Pero son otras épocas. ¿Qué importa si Judit recibió una educación desde niña orientada al ajedrez? Lo importante para nosotros es quién era mejor o quién logró mejores resultados, no quien tiene más mérito. Si es por eso, habría que bajar hasta algún niño judío de Auschwitz que jugase como dios manda. ¿Qué es el mérito? Estamos hablando de historia del ajedrez, de monstruos que han movido la historia. Vera Menchik. Judit Polgár. Alguno(a)s otro(a)s, ¿no te parece?

  5. Catulo 14:56, noviembre 11, 2011

    Me alegra fomentar el debate porque siempre se aprenden cosas y más cuando uno está en minoría defendiendo lo indefendible, jeje.
    Si ambas jugaran en plenitud de fuerzas y obviáramos el hecho de que Judit se beneficia de una teoría ajedrecística más evolucionada supongo que ganaría Judit pues ha llegado a estar por pelos entre los diez mejores del mundo.
    Pero si miramos el palmarés, ostentar un Campeonato del Mundo Femenino durante 17 años hasta su muerte y ser la primera mujer en poder competir en ajedrez magistral sin hacer el ridículo, en esos machistones años 20 y 30, sacar elogios de Alekhine y Capablanca, es más meritorio que los cerrados que haya podido ganar una chica a quien sus padres prepararon específicamente junto a sus hermanas para ser lo que es. Si lo miramos fríamente Judit ha ganado un mundial infantil, un par de medallas olímpicas y tres o cuatro torneos realmente fuertes, por supuesto cero Linares.
    La postura de Judit de no jugar apenas competiciones femeninas es muy respetable pero la ha privado de galardones que Vera si posee. Si consideramos a Judit como lo que quiere ser, un jugador -sin sexo- de ajedrez, la tenemos que considerar algo así como el inglés Adams: 2700 pero sin ganar nada que recordemos todos.
    Aunque Judit ganaría, yo me quedo con Vera.

  6. ReinaBlanca 14:23, noviembre 11, 2011

    Buenas tardes,

    Para mi Vera Menchik era una pionera y tiene mucho mérito. Consiguió que la aceptasen para competir en el terreno masculino, cosa que no había pasado antes como bien cuenta Antonio.

    Siempre me sorprende la gente que se engancha al ajedrez de adultos y llega tan lejos, no digo que sea raro pero cuanta menos experiencia más complicado ¿no?.

    A saber que hubiera pasado de no haber muerto de forma tan horrible.

    Tal vez con 10 años más comentaríamos alguna victoria con uno de los grandes. ¡Y puede que incluso cogiese confianza e hiciera alguna locura ventajosa en el tablero para que sus pertidas se comentasen!

  7. Ricardo 12:15, noviembre 11, 2011

    Menchik era normalita, hizo sus méritos pero ya. No creo que pueda compararse a la fuerza de Judit y a su juego

    ¿Partidas? ¿En serio? Un lapsus como dice Antonio, porque yo no recuerdo ninguna… Tampoco es que sepa todo, pero no creo que haya nada comentable por ahí.

  8. Antonio Gude 11:55, noviembre 11, 2011

    Has tenido un lapsus, Rita. La partida esa es de Graf, como tú dices. De todos modos, Czerniak debía estar dormido, porque tenía ventaja decisiva. 21 De2 es la jugad perdedora. Pero sinceramente, apenas recuerdo un par de partidas de la Menchik, que tenía un estilo más bien sosito.

  9. Francisco 11:55, noviembre 11, 2011

    Sin duda fue muy buena, lo que está claro es que no tuvo demasiado tiempo para demostrarlo.

    Judit de momento y para mi is the best.

  10. Rita 11:46, noviembre 11, 2011

    Menchik fue, como dices muy interesante, muy buena, estoy deseando leer la segunda parte de este artículo. Si bien opino que Judit está por encima, creo que Menchik tiene partidas dignas de análisis como: Czerniak – Sonja Graf, Mar del Plata 1942. Eso si su muerte fue terrible.